Saltar al contenido
DEFENSA PERSONAL

🗻 El Aikido como Autodefensa

clases de aikido para autodefensa en el dojo

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA EL AIKIDO DE OTRAS ARTES MARCIALES?

El Aikido tradicional no es competitivo y los cinturones no se obtienen superando a un oponente, sino demostrando comprensión de los ejercicios y técnicas básicas, que se vuelven más exigentes o difíciles a medida que superamos niveles.

En Aikido nos esforzamos por trabajar en colaboración con un compañero, aún empleando una técnica eficaz contra un ataque enérgico y realista, pero al hacerlo combinándonos con el ataque y redirigiendo su energía al atacante.

📌 Practicamos técnicas contra una variedad de ataques como patadas, golpes, agarres con una sola mano o con dos manos desde la parte delantera o trasera, estrangulaciones, ataques de varias personas y ataques con armas.

En todo esto, nos esforzamos por resolver el conflicto de una manera no letal, pero efectiva. Las técnicas pueden terminar en luxaciones, inmovilizaciones, o en movimientos dinámicos donde el atacante es lanzado hacia adelante o hacia atrás a través de la colchoneta, o por el aire espectacularmente.

📢 Y ¿Cómo empiezo a Entrenar Aikido?

En lugar de movimientos principalmente lineales, el Aikido se compone de mezclar, girar, dar vueltas y girar en espiral. Estamos aprendiendo a lidiar no solo con nuestra propia energía, sino también con la de un atacante u otra persona (o personas).

Aikido incorpora conceptos que son al mismo tiempo muy simples, pero muy complejos. Debido a estas y otras diferencias, el Aikido puede ser muy difícil de aprender, pero al mismo tiempo puede ser muy gratificante porque, en última instancia, nos pone en armonía con nosotros mismos y con nuestro mundo, y nos ayuda a ser seres humanos más completos e integrados.

¿ES EL AIKIDO BUENO PARA LA AUTODEFENSA?

El Aikido es un arte marcial muy efectivo para la autodefensa, no solo porque nos enseña cómo defendernos contra una variedad de ataques, sino porque también está entrenando nuestro estado mental y condición física.

📌 La postura y la respiración mejoradas nos ayudan a encajar mejor en nuestros cuerpos; un estado mental positivo afecta a cómo nos movemos en el mundo y cómo somos percibidos por los demás.

La capacidad de mantener el centro físico y la calma mental nos ayuda a enfrentar situaciones estresantes o a resolver conflictos en diversas situaciones: en el dojo, en la calle, en la escuela, en una reunión de negocios o en casa.

La mayoría de las artes marciales pueden ayudarnos a mejorar cosas físicas como el equilibrio, el tiempo y la reacción. Uno de los propósitos del entrenamiento repetido es mover estas cosas del procesamiento consciente al reflejo automático.

El Aikido también nos ayuda a desarrollar nuestro espíritu, sentido de bienestar, conciencia y compasión. El enfoque multifacético del entrenamiento del Aikido nos hace seres humanos más fuertes y completos, más capaces de difundir o defendernos de situaciones adversas.

¿CÓMO COMIENZO A ENTRENAR EN AIKIDO?

Para comenzar a entrenar en Aikido, es necesario encontrar un dojo (lugar para entrenar) cerca de donde vivas. Las fuentes de información sobre la ubicación del dojo incluyen Internet, páginas amarillas y revistas relacionadas con el Aikido.

Debes visitar cualquier Dojo o Gimnasio que tengas en mente, para ver de primera mano cómo es la escuela, el instructor, los estudiantes, el ambiente y la formación. Manténte alejado de los gimnasios o Dojos en los que no dejan entrar a los observadores, que no te dan la bienvenida o donde no te sientes cómodo.

Recuerda que la energía o la “vibración” de una escuela proviene de la de sus miembros, y esas son las personas con las que trabajarás y entrenarás de cerca. ¡Elige en consecuencia! La escuela también debe estar acreditada por una organización nacional, y los instructores deben tener certificaciones legítimas.

Pregunte si el dojo ofrece una clase de prueba. Algunos ofrecen clases de nivel introductorio o sesiones de seis a ocho semanas como una “Introducción al Aikido”.

Este tipo de curso es una buena forma de probar el arte y ver si es para ti. Una vez que hayas encontrado un dojo y hayas decidido que te gustaría entrenar o continuar el entrenamiento, debes intentar asistir a clases al menos dos veces por semana.

Una vez por semana es bueno para una introducción básica, pero para realmente aprender y retener lo aprendido, es mejor asistir a clases con mayor frecuencia, según lo permita tu agenda o compromisos.


🎢  CUIDADO!! Los siguientes Temas sobre el Aikido son muy Importantes

¿Te ha gustado este artículo?