Saltar al contenido
DEFENSA PERSONAL

KRAV MAGA: EL CONTROL MENTAL 👊

aprendiendo el control mental del krav maga

A partir de mis experiencias, y las de otros profesionales de seguridad con los que he trabajado, y con el apoyo de la investigación que realizo sobre mantener el control mental del Krav Maga, la mayoría de las peleas e incidentes de violencia social o espontánea comienzan cara a cara, y están precedidas por algún tipo de comunicación verbal; esto puede implicar amenazas directas o un diálogo donde la intención dañina está oculta o disfrazada.

Lo que hacemos y decimos, junto con cómo actuamos y nos comportamos, es crucial durante esta Fase de Preconflicto. En este artículo, quiero hablar sobre qué buscar, con respecto a las señales de advertencia y los Indicadores de Previolencia (PVI) inminentes, junto con cómo y dónde colocarse, y qué hacer con las manos.

Tu éxito en esta fase del conflicto determina en gran medida tu éxito en la siguiente fase; Si, cuando el altercado se vuelve físico, y cuanto antes podamos reconocer la presencia del peligro, más opciones tendremos de salvar la situación.

En este artículo presento una serie de 5 pasos a seguir que enseña la parte mental del Krav magá.

Los Pasos a seguir, el Control Mental y la Sangre Fría para evitar una Pelea

Paso 1: Control del Rango y distancia

📌 Si permites que alguien se acerque a tí, lo más probable es que su acción siempre supere tu reacción, incluso si estás preparado.

En la mayoría de los casos, incluso cuando estás preparado, su movimiento te “sorprenderá”, incluso si esa sorpresa es solo momentáneamente; y si el ataque involucra un cuchillo, incluso si eres capaz de sacar tu brazo para hacer un bloqueo, probablemente no se detenga la hoja del cuchillo completamente (y en este rango, olvídate de cualquier forma de bloqueo y ataque simultáneos).

Para controlar el rango, verifica que cuando tus ojos estén en el centro del pecho de tu agresor, puedes ver su pie adelantado y un poco de suelo delante de él. Esto debería mantenerte a una distancia natural para hablar o comunicarte con tu agresor, y por otra parte obligarás al agresor a tener que moverse hacia delante para realizar un ataque.

Paso 2: controla la Distancia entre tú y tu agresor

📌 Cuando hablo con personas agresivas y potencialmente violentas muevo mucho mis manos, usando una defensa estática o activa.

Esto se ve, extendiendo mis brazos y poniendo mis manos frente a mí. A veces las extiendo estáticamente de una manera más pasiva y tranquila, y otras veces las extiendo más enfáticamente, con las palmas hacia el agresor, comunicando un mensaje de “alto“; Ambas son defensas más estáticas.

La forma en que posiciono mis manos se basa generalmente en el nivel de agresión que se muestra, por ejemplo, si es de un nivel bastante bajo y estoy seguro de que es una situación que puede reducirse, estaré más despreocupado en mis movimientos con las manos y brazos, que si estoy tratando con alguien que parece que se está preparando para cruzar el límite.

También puedo ser más activo, moviendo mis manos mientras hablo, si me estoy preparando para hacer algún tipo de ataque preventivo; con las manos ya en movimiento.

manteniendo la distancia y con las manos por delante para responder al ataque del agresor

Uno de los propósitos principales de tener mis manos frente a mí es controlar u ocupar el espacio directamente frente a mí, para que pueda mantener mi control del alcance.

Tengo muchas más probabilidades de superar el ataque de un asaltante, que si de repente las tengo que mover mis manos desde una posición estática.

Paso 3: Retrocede, Tú NO eres el Agresor

Si bien esto a menudo es necesario para controlar el alcance, también es una acción importante que te ayudará a tí o a tu abogado a presentar el incidente a tu favor, en caso de que la situación se torne física, y te encuentres involucrado en un caso penal o civil.

📖 Para que se cumplan las condiciones de asalto, debes temer por tu seguridad, y tu agresor debe ponerse en una posición en la que pueda causarte daño.

Si das un paso atrás, tu agresor tiene que moverse a una posición en la que pueda causarte daño, en caso de que quiera comprometerse físicamente contigo. En este punto, se te permite golpear o atacar preventivamente.

Al dar un paso atrás, está demostrando, ante cualquier testigo, que te estás alejando del conflicto, es decir, no eres el agresor, y si la otra persona avanza hacia tí, está claro que está actuando en el papel del agresor.

Incluso cuando le ordeno a la gente que se retire, lo hago mientras retrocedo para establecer estas condiciones y me aseguro de que quede claro quién es el agresor.

Paso 4: Muévete ligeramente fuera de línea de tu Atacante

No te detengas directamente frente a tu agresor. Tu movimiento debe ser lo suficientemente sutil mientras hablas, para que no sientan la necesidad de girarse, para enfrentarse a ti. Sin embargo, debería significar que se verán obligados a girar o girar ligeramente cuando realicen un ataque.

Tal vez solo estás ganando un segundo de tiempo aquí cuando atacan, pero cada segundo ayuda y mejora tus posibilidades de hacer una defensa exitosa.

En general, me moveré un poco a mi derecha, lejos de su mano o brazo derecho. Aprovechando que la mayoría de las personas son diestras, y esa es la mano o brazo que usarán para atacar, y quiero que recorra la mayor distancia para alcanzarme.

📖 A menudo, un asaltante te dará una pista sobre la mano que va a usar para pegarte, porque retrocederá con la misma pierna del lado y cargarán peso, lo que les permite desplazar el peso hacia adelante, para ayudar a generar energía cuando lancen su ataque.

Si alguien desplaza el peso hacia la izquierda de esta manera, asumiré que es zurdo y me moveré ligeramente fuera de línea hacia mi izquierda, lejos de su mano.

Todo el tiempo, estoy revisando otros signos, analizando, que me ayude o indique la disposición del agresor a golpear, golpear, apuñalar, cortar, agarrar, etc.

Paso 5: Que lo Aprendido en Krav Magá sea lo suficientemente simple como para permitirte ser decisivo

Soy un firme creyente en la efectividad de los ataques preventivos. Mi plan normalmente es retroceder cuando mi agresor da un paso adelante, para ser el que ataca primero; debido a que las situaciones determinan las soluciones, este no es un plan rápido, sino simplemente el que generalmente prefiero.

Cuando golpeo, solo tengo una cosa en mente: poner una mano en la cara de mi atacante. Este es realmente mi plan de autodefensa en casi todas las situaciones; pongo una mano en la cara de mi agresor, y luego dejo que mi entrenamiento se haga cargo.

Tratar de pensar dos o tres movimientos es imposible en un encuentro en la vida real. Esto se debe en gran parte al hecho de que nunca puedes predecir la respuesta de tu atacante a lo que haces.

El Gran Maestro de Ajedrez Gary Kasparov, declaró que solo calculaba (y era capaz de hacer), uno o dos movimientos a la vez cuando jugó contrá la Big Blue Computer de IBM, y a partir de ahi simplemente estaba respondiendo a la situación y dejando que sus años de experiencia y conocimiento lo guiaran intuitivamente.

En contraste, la computadora y un equipo de programadores calcularon todas las posibilidades para los millones de iteraciones y posibilidades como resultado de cada movimiento y, al final del día, perdieron.

Un encuentro violento en la vida real es mucho más estresante que una partida de ajedrez, y dos movimientos por delante, por lo general son demasiados para pensar. Hazlo simple con un movimiento inicial. Para mí, es la mano en la cara, interrumpir a mi atacante; después de eso, mi entrenamiento de Krav maga, la experiencia, mi trabajo en las almohadillas, etc., me guía.

Todo lo que hago, es en última instancia, acabar con la agresión en la primera oportunidad; este objetivo también me ayuda a evitar el riesgo de usar fuerza excesiva (es decir, hago solo lo que es necesario para darme la oportunidad de escapar de forma segura).

Conclusión: Así me ha ayudado el Entrenamiento Mental del Krav Maga

Obviamente, algunos de estos pasos ocurren de manera simultánea, en lugar de secuencialmente, sin embargo, al presentarlos de esta manera, me permite tener una lista de verificación de las cosas que debo hacer, si estoy involucrado en alguna forma de violencia social espontánea.

También me da algo en lo que concentrarme y tener un plan en el que estoy trabajando, que es una de las formas en que controlo mi miedo y evito que mi respuesta general sea de pánico. Tener algo que hacer en ese momento, es mejor que tratar de averiguar qué debo hacer.

📌 En cuanto a qué decir, cuándo y cómo reducir la intensidad o desescalada en una situación de agresión. Cualquier proceso de desescalamiento que emplees debe realizarse mientras se siguen estos 5 pasos que he explicado.


👀 Mucho OJO!! A las siguientes Técnicas del Krav Maga

¿Te ha gustado este artículo?